LAS RELIQUIAS DE SAN JUAN BOSCO EN LA CATEDRAL

Los días 22, 23 y 24 de septiembre la reliquia de San Juan Bosco ha visitado la diócesis de Jaén. Dicho acontecimiento forma parte de la peregrinación que la reliquia de Don Bosco está realizando por los cinco continentes, como preparación a la celebración del bicentenario de su nacimiento, que tendrá lugar en el año 2015.

“Esta visita de las reliquias es un acontecimiento histórico que a todos nosotros nos debería de ayudar para conocerlo mejor e imitarlo, esforzándonos en practicar estas actitudes que él tuvo en el campo de la docencia y de la educación con los jóvenes, que es el trabajo más radical que Don Bosco realizó en el campo de la fe”, tal y como comentaba el salesiano Juan Francisco Rubio García, párroco de San Juan Bosco y Director de la Obra Salesiana en Jaén.

El sábado 22, Jaén acogía la reliquia procedente de Montilla, Córdoba.

A las 17 horas la plaza de Santa María comenzaba a tomar vida con un oratorio festivo al estilo salesiano, con diversas actividades de ocio y tiempo libre como payasos, talleres o magos.

A las 18 horas llegaba la urna del Santo de los jóvenes, que era acogida por D. José Enrique Fernández de Moya, alcalde la ciudad y D. Ramón del Hoyo López, Obispo de la diócesis, entre otras autoridades civiles y eclesiásticas.

Durante el acto de bienvenida, el Inspector Provincial de los Salesianos en Andalucía, Extremadura y Canarias, D. Francisco Ruíz, hizo hincapié en la santidad de Don Bosco y quiso pedir por la Iglesia diocesana de Jaén. “En nombre de los Salesianos, y, particularmente, en nombre del Rector Mayor, que preside a la Congregación Salesiana, os hacemos entrega, por unas horas, de las insignes reliquias de D. Bosco. Son signo de su santidad, de una santidad que proviene de Dios y que aquí, en Jaén, ya hace 32 años fue tomando también cuerpo. Don Bosco hoy quiere ser un ciudadano más de esta capital. Hoy también quiere ser un sacerdote más de esta diócesis. Por eso, le vamos a pedir también a Don Bosco que la gracia de Dios venga sobre esta Iglesia, para que también la ayuda y la intercesión de Don Bosco hagan que existan más vocaciones y sacerdotes entregados para esta diócesis”.

Por su parte, el Sr. Obispo quiso agradecer a la gran Familia Salesiana la llegada de la reliquia a Jaén, así como felicitarles y agradecerles su labor en toda la Iglesia.

Una vez en la Catedral, pasadas las 19 horas, daba comienzo la eucaristía presidida por el Sr. Obispo. Dicha celebración estuvo concelebrada, además, por el Vicario General, los Vicarios y Delegados Episcopales, miembros del Cabildo Catedralicio, el Director de la Obra Salesiana en Jaén, el Inspector Provincial de los Salesianos de Andalucía, Extremadura y Canarias y otros sacerdotes diocesanos.

Asistieron, del mismo modo, miembros de los distintos organismo de la Obra Salesiana en Jaén, como el Centro ‘Domingo Savio’, La Fundación ‘Proyecto Don Bosco’, la Asociación de María Auxiliadora, o los Salesianos cooperadores. Igualmente, estuvieron presentes, la Agrupación de Cofradías de Jaén, las diversas Cofradías de Gloria de la ciudad, así como representantes de la corporación municipal y multitud de jóvenes y fieles diocesanos.

Durante su homilía el Sr. Obispo quiso dar gracias por la visita de la reliquia de Don Bosco, modelo evangelizador y educativo. “Dios nos regala hoy una gracia muy singular: Tener entre nosotros, en el primer Templo de la Diócesis, la insigne reliquia de San Juan Bosco. Demos gracias a Dios por ello. Tratemos de acercarnos, con esta ocasión, a este gran padre de los jóvenes, modelo de evangelizador y educator princeps, como le definió Su Santidad Pío XI. Padre y Maestro de la juventud con las palabras del Beato Juan Pablo II”.
“Deseamos para la familia salesiana, que estos actos preparatorios del segundo centenario del nacimiento de Don Bosco en el año 2015, signifiquen “un nuevo retorno”, “una vuelta” a su Fundador y Carisma. Que el Espíritu Santo les proteja y anime siempre en la formación cristiana de los jóvenes”, culminaba.

Tras la eucaristía, la urna que había permanecido en el altar durante toda la celebración, se trasladó a la nave lateral de la S.I. Catedral, para dar paso a un momento de oración personal y veneración a la reliquia.

Pasadas las 21.30 horas, Don Bosco se despedía del Templo Catedralicio y la urna se desplazaba en procesión por la plaza de Santa María, calle Campanas y calle Bernabé Soriano, para terminar en la plaza de la Constitución.

Posteriormente, la reliquia fue trasladada a la parroquia de San Juan Bosco, donde tuvo lugar un breve acto de bienvenida y una vigilia de oración, con actividades como el concierto de ‘Desde el Silencio’ y turnos de oración. El domingo a las 8.30 horas, tras el rezo de laudes, la urna partía hacia Linares.

Publicado por Webmaster