Rafael López-Sidro, director de Cáritas Diocesana, recibe la Cruz Pro-Ecclessia et Pontifice

DSC_0265

El director de Cáritas Diocesana, Rafael López-Sidro, recibía el pasado domingo, Solemnidad de la Ascensión, de manos del Obispo, Don Ramón del Hoyo López, la Cruz Pro- Ecclesia et Pontifice, la máxima distinción que el Vaticano otorga a un laico.

Al finalizar la Eucaristía, presidida por el Obispo de la Diócesis, Rafael López-Sidro, recogió el galardón, acompañado de su esposa, que más tarde sería impuesto por el Administrador Diocesano en un acto íntimo, entrañable y muy emotivo en la Sacristía de la Santa Iglesia Catedral. Familiares, amigos, compañeros y voluntarios de Cáritas quisieron estar presentes en el momento en el que a López-Sidro le era impuesta la Cruz Pro Ecclesia et Pontifice, una distinción creada por el Papa León XIII, en el año 1888, coincidiendo con su Jubileo de sus 50 años como sacerdote, y que reconoce a personas distinguidas por su especial devoción a la Iglesia y a la Santa Sede, así como su servicio a ésta.

Rafael López- Sidro, visiblemente emocionado, mostró, en primer lugar su profundo agradecimiento a Dios, “por amarme como lo hace”, a su familia, de forma especial a su esposa, por “su permanente renuncia a mi presencia en casa, por su acompañamiento silencioso y su apoyo en los momentos más difíciles, tiene un valor incalculable”. También quiso mostrar su agradecimiento al Santo Padre, “por concederme tan alto honor, que me obliga a fortalecer mi compromiso de amor sin límite a la Iglesia, de obediencia al Sumo Pontífice y a toda la jerarquía”. Por último, quiso tener palabras de agradecimiento al Obispo, Don Ramón, “quien ha sido el que ha promovido que hoy estemos aquí”. Quiso hacer extensivo ese agradecimiento, porque en su trayectoria como presidente de Cáritas Diocesana, desde hace más de seis años, “ha sentido la cercanía de su acogida y de su acompañamiento, su sensibilidad ante los graves problemas que sufren tantas personas en la Diócesis”.

López-Sidro afirmó que “es él que se siente agradecido al ver el rostro de Cristo” en los más desfavorecidos, y de“sentir su amor infinito, a través de las personas que piden ayuda a Cáritas, y de experimentar, a la vez la hermosura de su Providencia”.

El director de Cáritas quiso hacer partícipe de su distinción a los sacerdotes de la Diócesis, así como a los 1784 voluntarios de Cáritas, a sus técnicos y trabajadores, “que dedican muchas horas a compartir el amor verdadero con los más amados de Dios”. Por último, quiso reivindicar una actitud, “frente al sufrimiento de tanta gente, no podemos ser meros espectadores, porque ignorar el sufrimiento del hombre, significa ignorar a Cristo”.

Además de Rafael López-Sidro, son dos más los seglares de la Diócesis que han recibido este reconocimiento pontificio, José María Cano Reverte y Juan Carlos Escobedo, ambos directores de Cáritas Diocesana de Jaén.

(Fuente: www.diocesisdejaen.es)

Publicado por Webmaster