TOMA DE POSESIÓN DE MONS. D. AMADEO RODRÍGUEZ MAGRO COMO OBISPO DE JAÉN

Toma de posesión don Amadeo - 085 03

Don Amadeo recibe una calurosa acogida de los fieles de su Diócesis.

El repique de las campanas de la Catedral, anunciando las 11 de la mañana, coincidían con la salida de la procesión de cardenales, arzobispos y obispos, que junto al Nuncio Apostólico y el Obispo electo y el Administrador Apostólico, cruzaban la plaza de Santa María, desde el Obispado, para dar inicio a la Eucaristía de recepción e inicio del episcopado de Don Amadeo Rodríguez Magro como Obispo de Jaén.

En la Puerta del Perdón de la Catedral de la Asunción de Santa María los esperaba el Consejo de Consultores y el Cabildo Catedralicio. A su llegada, Monseñor Renzo Fratini, Nuncio de Su Santidad en España, ha presentado al nuevo Obispo a los sacerdotes que allí aguardaban su llegada. El Deán y Vicario General ha dado a besar el “Lignum Crucis” a Don Amadeo Rodríguez Magro, y a continuación, el nuevo Obispo ha asperjado con agua bendita a los presentes. Alrededor de 2.000 fieles congregados en el templo de Vandelvira esperaban la llegada del nuevo Pastor de la Diócesis del Santo Reino.

Sobre el presbiterio se han dispuesto  los cardenales, arzobispos y obispos, así como el Consejo de Consultores y los Vicarios diocesanos, presididos por el Santo Rostro y la Virgen
de la Antigua, patrona del Cabildo. Más de doscientos sacerdotes diocesanos de Jaén y de la Diócesis de Plasencia, estaban dispuestos en las naves laterales de la Catedral y han participado también en la Eucaristía de toma de posesión.

Rito de la toma de Posesión de la Cátedra

Ya en el altar, el hasta ahora Obispo de la Diócesis, Don Ramón del Hoyo ha pronunciado  unas cariñosas palabras de bienvenida a Don Amadeo:“La gozosa sucesión apostólica que continuará en Vuestra persona es garantía, por ello, para todos, de nuestra fidelidad en la fe a la Iglesia de Jesucristo y a su Evangelio, a Pedro, y a sus sucesores. Desde este momento le abrimos nuestros corazones  que, como tierra labrada quiere recibir las semillas del Evangelio, de un nuevo sembrador, enviado por el Señor. Amadeo, los poblados grandes y pequeños de Jaén, las nobles ciudades de esta geografía, le abren el corazón y le dan la bienvenida más cariñosa a estas tierras que han pisado miles de generaciones de cristianos, tierras de santos y de mártires que han sido luz y sal, y que han regado con su sangre en todas las épocas de su historia este suelo, desde su primer Pastor y padre San Eufrasio, hasta s. Pedro Poveda y su Obispo D. Manuel Basulto y compañeros, en nuestros días. Otros 130 nombres esperan el mismo reconocimiento, en un proceso abierto recientemente. Cuando recorra el mar de olivos de sus tierras encontrará sorpresas en cada rincón. Sorpresas por su piedad, sencilla pero de raíces profundas, sobre todo, como he dicho antes, eucarísticas y marianas”.

Le ha sucedido en el uso de la palabra, el Nuncio Apostólico, Monseñor Renzo Fratini quien ha felicitado a Rodríguez Magro por su nuevo destino apostólico. A continuación, Fratini ha solicitado al Secretario -Canciller del Obispado que lea la Bula del Nombramiento de Don Amadeo Rodríguez Magro como Obispo de la Diócesis de Jaén, firmada por el Santo Padre Francisco. D. Antonio Javier Cañada ha leído y mostrado al Consejo de Consultores la Bula Papal. El Nuncio Apostólico de Su Santidad, a continuación ha invitado al Obispo electo a sentarse en la cátedra. Al pie de la misma, se han fundido en un abrazo de paz y el nuevo Obispo ha tomado posesión de su cátedra. El Nuncio le ha hecho entrega entonces el báculo, simbolizando así la sucesión apostólica y la continuidad pastoral.  En ese momento, el repique de las campanas de la Catedral y de los aplausos de los fieles y sacerdotes se han convertido en signo de gozo y júbilo por esta sucesión apostólica en la Diócesis de Jaén.

Homilía

En su homilía en Obispo de Jaén, Mons. Amadeo Rodríguez Magro ha tenido palabras de agradecimiento para todos los congregados: a los cardenales, obispos y arzobispos, a sus hermanos en el sacerdocio, a las autoridades civiles y militares, y a sus hermanas, Estrella y Jacinta, presentes en la celebración.

El perfume de los Obispos ha sido el hilo conductor de la homilía de Don Amadeo, en la que  ha expresado la importancia de “unidad de la Iglesia”: “El olor de la unidad es siempre necesario para el anuncio de la alegría del  Evangelio. (…). Para ser una Iglesia misionera, en salida, hemos de cultivar el buen olor de la unidad entre todos nosotros: sólo acogerán nuestra propuesta misionera, si comprueban que somos un solo corazón y una sola alma, fijado en nuestra vida en Cristo en la Iglesia.

Ese perfume “a Cristo, a Iglesia” ha querido resaltarlo el Obispo en su homilía con estas palabras, “Un olor que quisiera percibir y trasmitir siempre es el de la unidad. Ese es el olor de la Iglesia, que “ha de ser signo e instrumento de la unión íntima con Dios y de la unidad de todo el género humano” (LG 1). La Iglesia tiene el olor de la comunión íntima de Dios, de la comunión trinitaria; de ahí que, para ser fiel a su vocación y misión, ha de transmitir, contagiar y ofrecer el perfume del amor de intimidad de Dios”.

Por último, Don Amadeo Rodríguez Magro se ha puesto bajo la protección de los santos, beatos  y mártires de esta tierra del Santo Rostro, en especial bajo San Pedro Poveda y el “mártir, Beato Manuel Basulto, que sean mis protectores y quiero también que sean mi inspiración espiritual”. Ha concluido evocando la presencia entrañable de María, la Madre de la Iglesia de Jaén, la Santísima Virgen de la Cabeza, “A esa “morenita”, que nos precede a todos nosotros en el camino de la santidad (CIC 773), le pido que impregne de su perfume maternal mi ministerio entre vosotros”.

Al término de la Eucaristía, el Pastor diocesano ha recibido el saludo de miles de jiennenses, consagrados y laicos, que se han acercado hasta el presbiterio para conocer y dar la bienvenida al nuevo Pastor de la Iglesia de Jaén.

Mientras, en la Sala Capitular, los cardenales, obispos y arzobispos han firmado, como testigos, el acta de la toma de posesión de Rodríguez Magro.

La celebración eucarística ha estado amenizada por La escolanía de la Santa Iglesia Catedral de Jaén, la Coral “Cantoría de Jaén”,  Coro y Orquesta «MUSICALMA» de Linares, todos bajo la dirección de: Cristina García de la Torre y José Gregorio Trujillo.

(Fuente: www.diocesisdejaen.es)


Galería de fotografías

Homilía de Don Amadeo Rodríguez Magro

Palabras de bienvenida del obispo emérito

Publicado por Webmaster